“Ahora hay un concurso y las frecuencias no se entregan a dedo como era antes”

La funcionaria asegura que en este proceso de asignación de 1.472 señales se busca comunicación “para las comunidades y hecha por ellas”. El certamen concluiría a finales de año.
La funcionaria asegura que en este proceso de asignación de 1.472 señales se busca comunicación “para las comunidades y hecha por ellas”. El certamen concluiría a finales de año.

Un total de 706 solicitudes recibió la Agencia de Control y Regulación de las Telecomunicaciones (Arcotel) dentro del primer concurso de asignación nacional de 1.472 frecuencias de radio y televisión.

De los 706 procesos, 425 fueron para Quito; 123 para Guayaquil; 55 en Riobamba; 3 en Lago Agrio, 3 en Galápagos, 97 en Cuenca y Loja. El jueves 30 de junio concluyó el plazo para que la ciudadanía participe en el concurso. Solamente los habitantes de Esmeraldas y Manabí podrán hacerlo hasta el 15 de julio.

Para Ana Proaño, directora de Arcotel, este proceso cumple con la Ley Orgánica de Comunicación (LOC), que establece un 34% del espectro radioeléctrico para medios comunitarios, un 33% para públicos y un 33% para privados. “Ese cumplimiento será gradual”.

Sectores de oposición argumentan que el concurso debería realizarlo el gobierno entrante, pero hay, en cambio, quienes creen que ya ha pasado mucho tiempo, ¿por qué no se ha cumplido con la disposición de la LOC?

Hubo hace dos años dos concursos, pero que resultaron ser regionales. No hubo la participación comunitaria que se esperaba. En este proceso nos mueve la participación comunitaria. Vemos que ahora en un concurso masivo, con 1.472 frecuencias, se incentiva su participación. Por supuesto que los actores de oposición van a decir que no es el momento; porque ellos no están haciendo este concurso y lo hace este gobierno que tiene 10 años trabajando por los intereses de la ciudadanía. Ellos quieren hacerlo.

¿Hay independencia en este proceso de selección?

Recordemos cómo se realizaban antes. Una sola institución entregaba las frecuencias y ese consejo estaba conformado por los actores mismos del sector; es decir había presidentes del Conartel, que eran presidentes de AER, de los propios gremios. Los sectores que se oponen a este concurso quieren volver a eso. Ahora tenemos dos instituciones involucradas, una institución técnica como la Arcotel y un Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación (Cordicom), que se encarga del aspecto comunicacional. Ahora hay un concurso y las frecuencias no se entregan a dedo como era antes.

¿No responde el concurso a un interés electoral? Por supuesto que no. Queremos terminar el proceso antes que empiece el tema electoral. Queremos dejarlo saneado antes.

¿Cuándo terminaría el proceso?

Nuestra expectativa es que todo termine en diciembre.

¿Quiénes conforman el equipo técnico de evaluación de los planes de gestión y financieros?

Cada equipo está conformado por 4 personas: un ingeniero, un economista, un abogado y alguien que evalúa el plan de gestión. Son funcionarios de la Arcotel. Tenemos los equipos de evaluación preparados y capacitados para tener un criterio de evaluación coherente y uniforme para todos.

¿Cuántas de las 706 solicitudes son para medios comunitarios?

Eso se sabrá una vez que se abran los sobres. Tenemos 5 días hábiles para analizar las solicitudes; es decir para levantar la información y abrir los sobres. Allí se sabrá cuántos procesos son para frecuencias comunitarias y cuántos para privados. También se conocerán los sistemas; es decir cuántas matrices, repetidoras por cada frecuencia. Eso vamos a levantar una vez que se cierre la fecha de entrega. Recordemos que para Esmeraldas y Manabí, que fueron víctimas del terremoto, el plazo se extiende hasta el 15 de julio.

¿Participan en igualdad de condiciones quienes postulan por una frecuencia comunitaria y quienes lo hacen por una privada?

Hubo algunas medidas de acción afirmativa que hemos dado desde la Arcotel. En las bases mismas del concurso se puso que si una comunitaria participa por una frecuencia y también lo hace un privado, el postulante comunitario tiene 30 puntos adicionales de la puntuación total, eso les da una ventaja. Por ello esa afirmación de que están en desventaja no es correcta. Quisimos balancear esa desventaja que entendemos que es por experiencia, inclusive la misma ley les brinda a los establecidos una puntuación adicional de 20 puntos. Por ello quisimos balancear a los comunitarios. ¿Se prevé algún tipo de veeduría externa en este proceso? De hecho, solicitamos una veeduría.

El Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs), por petición nuestra y de toda la ciudadanía está conformando una nueva veeduría. Estamos abiertos a que vengan los ciudadanos, por supuesto sin ninguna injerencia. No vamos a aceptar ninguna injerencia. Vamos a apegarnos a lo que dice la ley y en estricto sentido de justicia se analizará cada propuesta.

¿Cuál de los aspectos que analiza el Arcotel tiene un mayor puntaje?

Los planes de gestión y de sostenibilidad financiera tienen la mayor puntuación. Cada uno 40 puntos, que suma 80. Los 20 puntos restantes son para el plan técnico. Le dimos menos peso a aquello porque el tema de la radiodifusión está muy maduro en el Ecuador. Sabemos, claramente, qué áreas cubrimos cuando ponemos en un cerro u otro, por ello es menos puntaje a la parte técnica. Lo que pretendemos al evaluar el formulario técnico es ver que haya coherencia técnica. Cuántos talleres se realizaron a nivel nacional? Participaron 2.300 personas en 14 talleres en siete ciudades: Quito, Guayaquil, Cuenca, Riobamba, Portoviejo, Galápagos y Puerto Loja. En nuestras oficinas recibimos a más de 100 personas.

¿La evaluación financiera para los medios privados es igual que para los comunitarios?

No. Les dimos un formulario diferenciado al comunitario del privado. Hemos considerado aspectos esenciales para los medios comunitarios como la minga, que es algo muy nuestro y corresponde al trabajo de la comunidad para mantener el medio. De esta manera se califican de forma diferenciada. La minga no es un mayor puntaje, pero se considera como parte de la gestión; es decir se le da un peso a ese aspecto que ellos lo manejan.

¿Una vez que la Arcotel analiza el aspecto técnico, los procesos van al Cordicom, el informe de esta entidad es definitivo para la designación?

Los cinco altos puntajes por cada frecuencia pasan al Cordicom, cuando llegan lo hacen con puntaje cero, porque ellos califican el plan comunicacional y le ponen un puntaje. El Cordicom decide una carpeta respecto al plan comunicacional, eso está basado en los parámetros de evaluación que tiene la Cordicom.

¿Se podría pensar en un nuevo concurso, si al abrir los sobres se determina que no hay una mayor participación comunitaria?

Un nuevo concurso siempre está abierto. Sacamos a concurso concesiones vencidas hasta el 31 de diciembre de este año. A partir del 1 de enero del próximo año van a seguir venciendo nuevas frecuencias. Es pertinente que se siga cumpliendo la ley y sigan abriendo nuevos concursos.

Si no hay en este momento una participación comunitaria masiva habra en un próximo concurso. Creo que las organizaciones, asociaciones, tienen la oportunidad histórica de participar. No queremos comunicación tradicional como la hemos tenido en el país. Queremos comunicación para las comunidades y hecha por las comunidades. Esperamos que el proceso siga después de nosotros. Este cumplimiento del 33% públicos, 33% privados y 34% comunitarios es progresivo.

¿Desde diciembre, cuando reciben el título habilitante, ya pueden empezar a operar?

El momento que reciben el título habilitante pueden empezar a funcionar, sin embargo la ley les da un año para hacerlo. Recordemos que parte importante de la administración del espectro es que se haga de manera eficiente. Tienen un año, el tiempo suficiente, para comprar equipos, hacer las importaciones y hacer la planificación.

¿La reversión puede ser la máxima sanción si no cumplen con lo establecido?

Claro, procede la reversión en algunos casos en cuanto a la manera técnica que es lo que me compete. Si no opera dentro del año también hay una sanción de reversión. Si no han pagado por 3 meses las cuotas también es causal de reversión.

¿Cómo evitarán el monopolio?

Limitamos la participación hasta el cuarto grado de consanguinidad. También se limitó la familiaridad y relación de socios y accionistas por parentesco. Sin embargo, eso puede pasar, pero hemos tomado todas las precauciones que están a nuestro alcance.

El testaferrismo es algo que existe, pero hemos tratado de blindar este proceso para darle transparencia, robustez, para que la gente se dé cuenta que esto no es lo mismo que el pasado, sino diferente. Se puede filtrar, pasar gente que tenga testaferros, pero estamos haciendo un gran esfuerzo interinstitucional para que eso no ocurra, al menos para frenarlo. (I) Etiquetas:
Diario EL TELÉGRAFO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*