La economía ecuatoriana creció un 3,8% a fines del 2017

Ec. Verónica Artola Gerente del BCE

El flujo de Inversión Extranjera Directa (IED) totalizó $ 134,4 millones el año anterior, según el BCE. El Producto Interno Bruto (PIB) del país tuvo un crecimiento interanual de 3,8% con relación al tercer trimestre de 2016 y de 0,9% con respecto al segundo trimestre de este año, según informó Verónica Artola, gerenta del Banco Central del Ecuador (BCE).

La entidad agregó que el PIB en valores corrientes alcanzó los $ 25.834 millones en el tercer trimestre de 2017, mientras que el PIB en valores constantes se ubicó en $ 17.893 millones. El resultado de 3,8% de crecimiento de la economía “refleja una evolución positiva tanto del sector no petrolero como del petrolero”, indica el BCE en un boletín oficial. Por cuarto trimestre consecutivo, el sector no petrolero exhibió un desempeño favorable, registrando una variación de 3,6% anual, que también estuvo acompañado por un dinamismo en el sector petrolero, que creció en 2,2%.

El Gasto de Consumo Final de los Hogares registró un crecimiento interanual de 5,3%. Esto responde al dinamismo observado en el crédito canalizado tanto para consumo como para actividades productivas, el mayor nivel de las remesas y el ingreso de recursos provenientes del turismo. Por su parte, el Gasto de Consumo Final del Gobierno presentó un aumento de 4,8%, mientras que las exportaciones de bienes y servicios, y la Formación Bruta de Capital Fijo disminuyeron en 0,5% y 2,3% respectivamente. Las importaciones de bienes y servicios se incrementaron en 8,8% con respecto a igual trimestre del año anterior, como consecuencia de la eliminación de las salvaguardias.

Se destaca el aumento de las importaciones de bienes de capital en 64,6%, bienes de consumo en 45,2% y materias primas en 20,9%. El aumento de las importaciones determinó el resultado de la Balanza de Bienes en el tercer trimestre de 2017 En el tercer trimestre de 2017, el valor de las exportaciones no petroleras experimentaron un aumento del 6,6% con respecto al mismo período de 2016, pasando de $ 2.750,7 millones a $ 2.931,7 millones, las de banano crecieron en 7,3%, las de camarón en 11,7% y las de cacao y elaborados en 14,9%. Paralelamente, el valor de las exportaciones petroleras también mostró un alza de 14,1% respecto a similar trimestre de 2016, al pasar de $ 1.484,5 millones a $ 1.693,7 millones, explicado principalmente por un mayor precio promedio del barril de petróleo que se incrementó de $ 37 a $ 43,5 por barril.

Pese a estos aspectos positivos, la Cuenta Corriente de Balanza de Pagos presentó un déficit de $ 393,6 millones (0,4% del PIB) en el tercer trimestre de este año, revirtiéndose la tendencia superavitaria registrada desde el segundo trimestre de 2016, resultado del acelerado crecimiento de las importaciones (25,2% respecto al tercer trimestre de 2016 mientras que las exportaciones aumentaron en 7,8% en similar período), tras la eliminación de las salvaguardias arancelarias de junio pasado, y que se reflejó en la Balanza de Bienes al presentar un déficit de $ 302,6 millones.

Las cifras de las previsiones de crecimiento de la economía del país fueron revisadas al alza. A mediados de 2017 se estimó que el Producto Interno Bruto (PIB) crecería en 0,71% al finalizar este año. Tras la actualización de los datos de los sectores económicos y de acuerdo con los reportes de las distintas industrias se estima que será de 1,5%.

Adicionalmente, las nuevas previsiones apuntan que en 2018 la economía nacional crecerá en 2,0%, sustentado fundamentalmente en la recuperación de los niveles de inversión (Formación Bruta de Capital Fijo –FBKF) que alcanzaría el 3,6%, así como de las exportaciones de los principales productos no petroleros que subiría en 3,5%.

Por otro lado, en el crecimiento proyectado para 2018 también influiría el impulso de la inversión privada, que sería aproximadamente de USD 2.000 millones, especialmente en actividades como la construcción y la minería. Se espera también que otros sectores económicos se dinamicen para fortalecer las exportaciones tanto de bienes primarios como industrializados, es decir aquellas que tengan un mayor valor agregado.

En cuanto al consumo privado o consumo de los hogares, se estima que en términos reales registrará una variación positiva de 1,7% en 2018, vinculado a la recuperación de la economía y del empleo.