Familiares de Paúl, Efraín y Javier aún exigen “Verdad y justicia”

Familiares del equipo periodistico de El Comercio, Paúl Rivas, Efraín Segarra y Javier Ortega realizaron un plantón este martes 26 de marzo, en la Plaza Grande en Quito, para exigir “verdad y justicia”, a un año de su secuestro y posterior asesinato por parte de irregulares armados en una zona fronteriza entre Ecuador y Colombia. Yadira Aguagallo enfatizó que lo que ha primado este año ha sido “una política del silencio”, por parte de quienes debían actuar para el rescate con vida de sus familiares.

Reiteró que se sintieron engañados y burlados desde el primer día del secuestro y “no se nos consultó a los familiares sobre el destino de los nuestros”.

Recalcó que la Fiscalía debe cambiar “su horizonte” de investigación. “Es inaudito que un año después la Fiscalía recién esté llamando a rendir versión a los oficiales que tuvieron que ver con información desde el primer día del secuestro”.

Indicó que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) tiene listo un informe que en los próximos días será público. Según Yadira, sus familiares habrían sido asesinados el siete de abril de 2018, esto en referencia a la información que publicó Diario El Tiempo de Bogotá, pues había incluso un secenario preparado para la liberación y recibimiento del equipo de comunicación.

Christian Segarra, hijo de Efraín Segarra, señaló que no se han abierto nuevas líneas investigativas en el secuestro y muerte del equipo periodístico de El Comercio.

Afirmó que las mayores investigaciones se hicieron en Colombia y no en Ecuador. Ricardo Rivas, hermano de Paúl Rivas, indicó que esperan que llegue el informe de la CIDH para analizarlo.

Ricardo Rivas, dijo que en las últimas acciones en la fiscalia, el pasado lunes 25 de marzo, no se han recibido aportaciones de quines debían comparecer, caso del exministro de gobierno César Navas, Patricio Zambrano, ex ministro de Defensa, entre otros.

Galo Ortega, padre de Javier, se presentó con con cadenas en el cuello, que simboliza el encierro que vivió el equipo de Diario El Comercio. Dijo que también representa” las cadenas que han tenido que cargar los familiares debido al silencio de las autoridades”. (I)