Vocales del CPCYCS se defienden en juicio político

Quito, miércoles 14 de agosto de 2019. – Después de una hora y media de lectura del informe de sustanciación del proceso de control político a cuatro consejeros del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS), el pleno de la Asamblea Nacional inicio el debate con la participación de los interpelados José Carlo Tuárez, Rosa Chalá, Victoria Desintonio y Walter Gómez.

El presidente del CPCCS, José Tuárez, empezó su defensa. Junto a él deberán exponer sus argumentos los consejeros Walter Gómez, Victoria Desintonio y Rosa Chalá, quienes son interpelados por presunto incumplimiento de funciones al crear una comisión de juristas para que revisen las decisiones que tomó el Consejo de Participación Transitorio, pese a que la Corte Constitucional emitió una sentencia que impide esos procedimientos de revisión.

Tuárez leía su defensa, en la que aseguró que el proceso era infundado, ilegal, e inconstitucional.
Se quejó de que apenas se posesionó en el cargo hubo un “linchamiento mediático donde se podía decir cualquier barbaridad. Hasta se metieron con mis perros, que no se les da de comer. También, con mi patrimonio, que no es real”, expresó.

Según información oficial de la Contraloría del Estado, su patrimonio asciende a los $372.000.
Tuárez es fraile de la orden de los dominicos, pero ante la Asamblea aclaró que él participó como “ciudadano” y no como “fraile”; recordó que durante la campaña apareció con el cuello blanco porque “cualquiera puede utilizar”, y aclaró que se la quitó para que ya “no insulten a los pobres curas”.

La Consejera Rosa, en su corta intervención dijo que no habían los elementos suficientes para su juzgamiento, por cuanto las acusaciones de supuesta falta administrativa, para el cumplimiento de funciones no estaban debidamente sustentadas.

Quien hizo una buena defensa de su gestión fue Victoria Desintonio, ella le cantó las verdades a los asambleístas. Entre otros argumentos dijo que lo que se busca es desaparecer el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social. Muestra de ello fué que el entonces presidente del organismo transitorio Julio César Trujillo, propuso una consulta popular para desaparecerlo.

También acusó al gobierno de violentar las facultades del organismo al quitar la facultad de luchar contra la corrupción.

El consejero Walter Gómez, quién cuestionó el trabajo de la comisión de fiscalización por no seguir el debido proceso en el juicio.

Finalmente los consejeros, coinciidieron en dejar abierta la posibilidad de ir a instancias internacionales a hacer prevalecer sus derechos, incluso amenazaron con iniciar juicios de repetición contra los asambleístas.