Ecuador repara  vulneración de  derechos de Paola Guzmán

Guayaquil, 9 de diciembre de 2020. En un acto público y con la firme convicción de sentar un precedente para que nunca más se atropellen los derechos de las niñas y niños en los establecimientos educativos; el presidente de la República, Lenín Moreno, reconoció la responsabilidad internacional del Estado ecuatoriano por la violación de los derechos de Paola del Rosario Guzmán Albarracín, quien hace dieciocho años fue abusada sexualmente por el vicerrector del colegio al que asistía.

“En nombre del Estado Ecuatoriano les pido acepten nuestras disculpas por ese inmenso dolor”.

El Primer Mandatario expresó que “estamos aquí para recordar con pesar algo que nunca debió suceder (…). Y también para reparar como es responsabilidad del Estado, aunque sea en algo, el profundo dolor causado por un sistema ineficiente”. Bajo esa perspectiva, apuntó que los ámbitos educativo, de salud y judicial fueron los principales responsables.

Por eso, el Presidente exaltó la tenacidad y perseverancia de Petita Albarracín y Dennise Guzmán, madre y hermana de Paola, para que este caso no quede en la impunidad. “En nombre del Estado Ecuatoriano les pido acepten nuestras disculpas por ese inmenso dolor (…). Su incansable lucha es admirable. Se ha revestido de un propósito mayor: que nunca se repitan hechos como aquel. Gracias a su fortaleza y persistencia, este tipo de delitos, no prescribirán jamás”, puntualizó.

Moreno refirió que la violencia sexual en escuelas y colegios es un problema que preocupa e indigna, pues “el riesgo de que eso ocurra sigue latente”. Indicó que en los últimos seis años se han recibido más de 11.000 denuncias; equivalente a casi 1.900 por año. “Por ello, no solo ratifico nuestro compromiso de reparación integral, sino también la toma de acciones paralelas, como la adopción de medidas para que se respeten los inviolables derechos de niñas y jóvenes. Debemos actuar de inmediato y con fuerza”, remarcó.

Al respecto, agregó que es imperante comprometernos como sociedad a evitar que actos similares ocurran; y al mismo tiempo “exigir que la justicia sancione a los delincuentes agresores”. “Como Estado cumplimos con todo lo dispuesto por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, pero reitero que también lo hacemos por convicción. Esta es la merecida reparación integral a la familia Guzmán Albarracín”. Finalmente, resaltó que “con este reconocimiento público, hacemos un homenaje a la vida de Paola. Su nombre ha sido restaurado. Petita y Denisse: solo puedo decir una y mil veces: mil disculpas por lo ocurrido”; concluyó.

Por su parte, la ministra de Educación, Monserrate Creamer, destacó que en todo el mundo niñas y mujeres son víctimas de violencia dentro y fuera de hogares, “a menudo de mano de gente que deberían protegerlas. Uno de esos casos tomó la vida de Paola y nos ha marcado para siempre”, dijo. No obstante, recalcó que sí es posible terminar con esta realidad si se trabaja en conjunto y con la misma perspectiva de luchar por el derecho de decir “no a la violencia”.

En relación a ello, informó que su institución trabaja en el fortalecimiento de la protección integral en el ámbito educativo; mismo, que cuenta con lineamientos de actuación ante hechos de violencia cometidos y que “buscan garantizar la prevención y atención especializada y oportuna; así como la restitución inmediata de los derechos de la persona vulnerada”, explicó.

En este contexto, la funcionaria – en cumplimiento con una de las medidas interpuestas por la Corte IDH- otorgó en forma póstuma el grado de Bachiller a Paola del Rosario Guzmán Albarracín. Creamer resaltó que esta acción representa “un acto de justicia que nos lleva a trabajar en un modelo educativo basado en derecho, respeto, igualdad y libertad. Para que la comunidad educativa asuma liderazgo y combata la violencia contra las niñas, adolescentes y mujeres, ¡cero tolerancia a la violencia en el ámbito educativo!, insistió.

La madre de Paola, Petita Albarracín Albán, recordó a su hija como una niña alegre, llena de sueños y aspiraciones. “Hoy por fin he limpiado el nombre de mi hija y se la reconoce por lo que es: una víctima (…). Recibo la disculpa del Estado ecuatoriano y acepto el título póstumo de bachiller en su nombre, porque era uno de sus sueños graduarse. Con este título se reconoce todo lo que ella vivió y lo que el sistema le negó”, dijo. Además, instó al Estado al total cumplimiento de la sentencia.

El evento de reconocimiento público se ejecuta en cumplimiento con la sentencia dictada el 14 de agosto de 2020 por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Durante el acto el presidente Moreno suscribió el Decreto Ejecutivo N°1205, con el que se declara el 14 de agosto de cada año como el Día oficial de Lucha Contra la Violencia Sexual en las Aulas. Con esto se busca reconocer y crear conciencia en el Sistema Educativo Nacional, Estado y sociedad sobre la gravedad de la violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes; difundir y promover el derecho de la niñez y adolescencia a una vida libre de violencia sexual; y desarrollar acciones concretas para prevenir, detectar y sancionar actos de violencia sexual en el ámbito educativo. (secom)