El Ejecutivo analiza cómo lograr aprobar sus reformas

Por: Diego Campos Almeida

La Muerte Cruzada sería la última opción de Régimen, antes podría intentar con una Consulta Popular.

Varios escenarios maneja el Ejecutivo con el propósito de insistir en su proyecto Ley de Creación de Oportunidades, a pesar de que le fue devuelto por el Consejo de Administración Legislativo, por considerar que, entre otras cosas, adolece de inconstitucionalidad y de regresión de derechos.

El Propio presidente de la República, Guillermo Lasso, aseveró, el pasado jueves en Imbabura, al entregar una obra de electrificación rural, que insistirá en el proyecto. “Apelando a todas las disposiciones legales y constitucionales, haremos prevalecer la propuesta planteada por mi gobierno…vamos a luchar, vamos a llevar a cabo una batalla democrática para defender el derecho al trabajo al que tiene cada ecuatoriano”, subrayó.

Entre las posibilidades que se barajan en Carondelet, estarían la de presentar dos leyes por separado, una tributaria y otra laboral, ambas con el carácter de económico urgente. Otra opción sería la de convocar a una consulta popular para que sea el pueblo el que se pronuncie a favor o en contra de las reformas propuestas en el proyecto de Creación de Oportunidades. Una última posibilidad, pero la que más tarde se produciría, de ser el caso, es la de la muerte cruzada. Con este recurso constitucional el Ejecutivo podría cesar en sus funciones al Legislativo y convocar a nuevas elecciones para elegir una nueva Asamblea Nacional, pero también un nuevo o el mismo presidente de la República.

Al parecer y a criterio de algunos analistas consultados, la opción por la que podría optar el régimen sería el de la consulta popular, pues el mismo presidente Guillermo Lasso ha señalado que podría ser la salida para poder aprobar las reformas que a su criterio serían las que posibilitarían la generación de empleo en el país.

Es que además varios bloques legislativos, aliados del régimen, también señalaron, mediante un comunicado, que no sería conveniente que el Gobierno insista con el mismo proyecto ante el legislativo, sino que más bien vaya por el camino de la consulta popular.

“Resultaría inoficioso el envío de otra propuesta con más impuestos y que sea regresiva en materia de derechos laborales…Coincidimos en que se llame a una Consulta Popular para que sea el pueblo ecuatoriano el que decida en las urnas sobre asuntos que afectan sus derechos constitucionales”, señala el documento suscrito por las bancadas de la Izquierda Democrática, Pachakutik, Unes, y, el Partido Social Cristiano.